Fábula de Esopo (Grecia, S. VII a. C.)

Un cabrero llamaba a las cabras al aprismo. Una de ellas quedó atrás, comiendo algo dulce. El pastor le arrojó una piedra con tan buena puntería que le rompió un cuerno. Y suplicaba a la cabra que no lo dijese al amo.

Ella dijo: “Aunque yo calle, ¡cómo lo voy a ocultar?, pues a la vista de todos está mi cuerno roto”

Moraleja: la falta manifiesta, es imposible de ocultar.

Podéis escucharlo en:
Escucha “La cabra y el cabrero” en Spreaker.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s