Cuento de Julio Fredo (Roma, S. I d.C)

Cuando cruzaba a nado un río, llevando un trozo de carne, un perro vio en el espejo de las aguas su retrato.

Creyendo que se trataba de una presa llevada por otro perro, quiso arrebatársela. Pero su avaricia le perdió, pues al pretenderlo, solo consiguió soltar la comida que llevaba en su boca y no pudo alcanzar la que deseaba,

Moraleja: Quien ansía lo de otro, pierde con justicia lo propio.

También puedes escuchar el cuento AQUÍ

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s