La buena economía

Un ricachón mentecato,

ahorrador empedernido,

por comprar jamón barato

lo llevó casi podrido.

Le produjo indigestión

y, entre botica y galeno,

gastó doble que en jamón…

por no comprar jamón bueno.

Y hoy afirma que fue un loco;

puesto que econnomizar

no es gastar mucho ni poco,

sino saberlo gastar.

Escucha el poema AQUÍ

Deja una respuesta