Vicente Aranda

Nos ha gustado mucho este libro, tanto por su mensaje como por las ilustraciones. Lo recomiendo para niños de 6 a 9 años. Ideal para gestionar la frustración y la resolución de conflictos.